Poleá:

  • 1/2 kg de mandarinas
  • 3 vasos de leche
  • 150 g de maizena
  • 300 g de azúcar
  • 1/2 copita de anís dulce
  • Matalahúga, canela en rama, canela molida y ajonjolí
  • 3 huevos
  • 50 g de nueces peladas
  • Aceite de oliva virgen extra

Salsa de Chocolate:

  • 250 g de cobertura de chocolate
  • 200 ml de nata

Elaboración:

Para la poleá, poner una sartén al fuego con 3 cucharadas de virgen extra y 2 cucharadas de matalahúga. Cuando comience a freírse, verter 3 vasos de leche, 200 g de azúcar, 1 rama de canela, 1/2 copita de anís dulce y la ralladura de 1mandarina. Mantener al fuego hasta que comience a hervir la leche. Apagar entonces y dejar reposar. Por otro lado, exprimir mandarinas hasta obtener un vaso de zumo. Colar y disolver la maicena en el zumo. Pasar también por un colador la leche de nuestra poleá y mezclar con el zumo de mandarinas. Llevar al fuego y, sin parar de remover, dejar que hierva y espese. Verter la masa de poleá sobre un recipiente cubierto con plástico de cocina y colocar otra capa directamente sobre la superficie para evitar que forme costra. Dejar enfriar a temperatura ambiente antes de introducirla en la nevera. Para la salsa de chocolate, calentar la nata y ½ vaso de agua en un cazo. Retirar del calor cuando hierva y agregar el chocolate troceado. Mezclar hasta obtener una salsa cremosa y brillante. Dejar enfriar. Sacar del frío la poleá, desmoldarla y cortarla en porciones. Rebozarlas en huevo batido y freírlas en aceite de oliva virgen extra hasta que se doren. Apartarlas sobre papel de cocina para que pierdan el exceso de aceite y, estando aún calientes, las pasaremos por una mezcla de azúcar, canela molida y ajonjolí. Presentar nuestra salsa de chocolate en la base, dados de poleá encima y terminar decorando con gajos de mandarina y nueces peladas. De forma opcional, acompañaremos con un poco de helado de vainilla

VER PROGRAMA COMPLETO: