Taller de Forja tradicional en Granada (1989)


1989. Talleres de forja tradicionales trabajan el hierro dulce en el Albayzin de Granada. En la Calle Ceniceros, se oyen los martillazos de la fragua de Jesús Pintor. Un motor con aire continuo sustituye al fuelle aunque poco ha cambiado la profesión ya que el hierro dulce sigue siendo la materia prima, con el fuego que arde de carbón, martillo y yunque. Las tenazas cogen las pinzas y el aire del motor se regula con una llave de paso que lleva el oxígeno necesario. El tubo que lleva ese aire hasta el fuego se llama cañonera y es de hierro fundido. Cuando el hierro está al rojo vivo admite el duro modelado. De una punta de lanza se fabrica un remate para una cancela solo manejando la tenaza. Retorcidos y entorchados, garabatos y caracoles cambian la fisonomía del hierro. En el taller de Jesús se forja en la fragua (llamada “caldea”), se hace calado a la chapa, que se recuece y repuja para que remate alguna lámpara. Los faroles con cúpula y hojarasca de acanto van a dar luz a las calles de Granada.
El artesano afirma que la forja se está perdiendo, y recuerda que hubo en el Albaicín catorce talleres de forja con distintas especialidades como los dedicados a hierros para la decoración, las herramientas del campo y las romanas.
La principal clientela son las residencias de verano en la costa.
Las calles de Andalucía se llenan de forja, faroles, ventanas, cierros y cancelas que dejan pasar la luz y el aire. Conforman el paisaje urbano de Andalucía, mostrando obras maestras del oficio en la calle.
[Programa “Hecho a mano”, 17 de enero de 1990. Canal Sur Televisión]

Blog Memoranda: memoranda.canalsur.es
También en @ArchivoCanalSur

17/01/1990

Tags: