Fortunas, palacios, cortijos, títulos nobiliarios y fundaciones acentúan la brecha heredada entre verdugos y víctimas

  • El objeto de la Fundación Queipo es “ayudar a la infancia desvalida”, una paradoja considerando que el militar golpista dejó huérfanos a tantos miles de niños andaluces

  •  Juan Miguel Baquero, autor del libro ‘El país de la desmemoria. Del genocidio franquista al silencio interminable’, asegura que “abrir el melón del expolio a los vencidos es la clave que sostiene la impunidad franquista”

El programa La Memoria de Radio Andalucía Información, dirigido y presentado por Rafael Guerrero, ofrece esta semana una entrevista con el periodista Juan Miguel Baquero, a propósito de su reciente libro ‘El país de la desmemoria. Del genocidio franquista al silencio interminable‘, publicado por Roca Editorial, una recopilación sobre la problemática de la recuperación de la memoria histórica, que pone en evidencia la falta de empatía hacia las víctimas del franquismo institucional y social que hace de España un país muy diferente a otros estados democráticos.

La pervivencia de títulos nobiliarios y de fundaciones en honor de dirigentes fascistas es “una anomalía democrática”, según Baquero, ya que en países como Alemania o Italia sería impensable un ducado de Hitler o un marquesado de Mussolini, pero en España además de un ducado de Franco, hay un marquesado de Queipo cuyo titular preside la fundación que honra al militar golpista que tiene como objetivo “ayudar a la infancia desvalida”, una paradoja considerando que el jefe de los sublevados en el Sur dejó huérfanos a tantos miles de niños andaluces.

Juan Miguel Baquero también se refiere a las fortunas de dirigentes fascistas españoles como Franco o Queipo que han heredado sus descendientes que, sumadas a los títulos y a las fundaciones, acentúan la brecha y el agravio inicial entre verdugos y víctimas que se proyecta sobre la democracia, 80 años después de la guerra civil y 43 después de la muerte del dictador. Extrañas y sospechosas “donaciones” enriquecieron los patrimonios de los Franco y Queipo (Pazo de Meirás en La Coruña, y cortijo de Gambogaz y arrozales del Guadalquivir en Sevilla), sin que el Estado español haya cuestionado nunca su origen. Sin embargo, Chile está ahora reclamando a los herederos del dictador Pinochet su fortuna de dudosa procedencia. Según Baquero, “abrir el melón del expolio a los vencidos es la clave que sostiene la impunidad franquista”.

Emisión.- Viernes, 12 de abril de 2019, a las 19,30 horas en Radio Andalucía Información. Redifusión, domingo siguiente a las 9 de la mañana.

Descarga en internet.- Los últimos programas, a través de www.rtva.es por “radio a la carta” y el histórico de todos los programas emitidos, a través del blog del programa “La Memoria”: http://blogs.canalsur.es/lamemoria/

Suscripción por internet.- Se aconseja la suscripción por el sistema podcasting, siguiendo las instrucciones en www.rtva.es a través de “radio a la carta”. También, seguimiento en la red social Twitter como @lamemoriaradio

Un pensamiento en “Fortunas, palacios, cortijos, títulos nobiliarios y fundaciones acentúan la brecha heredada entre verdugos y víctimas

  1. JUAN LUIS SERRANO CALLEJA

    Se envía este texto: “UN RECUERDO PARA LA OTRA GUERRA INICIADA EL 1-4-1939, EN ESPAÑA”. TODAS LAS GUERRAS SON MALAS….
    “UN RECUERDO PARA LA OTRA GUERRA INICIADA EL 1-4-1939, EN ESPAÑA”.
    TODAS LAS GUERRAS SON MALAS….
    Pero las Guerras Civiles (como la española 1936/39) son peor, porque cuando nuestra guerra terminó, la paz no nació para todos, para unos los vencedores comienza el disfrute de ascensos en los escalafones, medallas de honores, empleos y pensiones dignas, apeos y herramientas de incautaciones, indemnizaciones, administraciones de loterías, estancos, gasolineras, cargos importantes, propiedades etc,.., y una serie de privilegios, solo para la parte vencedora de lo que se podría denominar “el reparto del botín de guerra”, pero para los perdedores de la guerra, se inició otra guerra, de muertes, terror, ensañamiento, odio, venganza y mucho dolor ante tanta represión de los del Palio y misa diaria.

    En abril del año 1939, el colectivo de Mutilados de Inválidos del Ejército de la II República, sufre un hecho muy significativo que padecieron los más de 2000 Mutilados e Inválidos afiliados en Madrid, con su sede en el Instituto Cervantes, situado en la Calle Prim, (y extensible a los Mutilados del resto de España y españoles exiliados), todo aconteció: Antes de terminar marzo de 1939, el secretario de la Liga de Mutilados de Madrid (G.R.A.) a través de las radios y prensa, convoca a sus afiliados, a una asamblea para debatir el futuro de la asociación, ante la llegada de las nuevas autoridades…

    …Y llegó la mañana de la asamblea, por los alrededores del Instituto Cervantes, aparecieron centenares de Mutilados e Inválidos, pero no se atrevieron a entrar por miedo (al interior del patio del Instituto Cervantes), al estar ocupado por personas de la quinta columna, ataviados con camisas azules…

    El secretario de la Liga y compañeros de la directiva sabiendo que nadie tenían nada que ocultar, a las personas que ocuparon la sede de la Liga, les responden a todas las preguntas que les hacían y al final, se quedan con los libros de los afiliados y se incautan de la sede de la Liga de Mutilados de Madrid, y les advierten, de que por allí no apareciera nadie de ellos, Mutilados e Inválidos de la zona roja…
    En el primer día de abril de 1939, los rebeldes proclaman el final de la Guerra Civil, (y los mutilados comprueban ese mismo mes.., llegando el siguiente y lo mismo)…, que la Pagaduría del Estado, no les había abonado….. su módica pensión de mutilados de Clases Pasivas, entonces deciden un grupo ir a la Pagaduría y allí les comunican, que habían recibido una orden, de no abonarles nunca más sus pensiones…ante todo ello, los Mutilados que se veían por los campos del Pº de la Castellana, deciden crear una comisión y solicitar una audiencia….
    … con el Director General del Cuerpo de Mutilados por la Patria, el General José Millan Astrain y les indican manifiesten el motivo de la audiencia.., que no era otro de seguir percibiendo la módica pensión de Clases Pasivas del Estado y poder trabajar en algún modesto empleo..

    Llegó el día de la Audiencia, con el General Millan Astrain, y ante la explicación de lo solicitado, les preguntó el General: lo que Ustedes en realidad quieren, es ganar algo para seguir viviendo, y les manifestó: Que tomaran un tambor, una guitarra, o una trompeta, …y que pasaran por las puertas de las Iglesias, de los cines, de los teatros y establecimientos públicos y que en la zona de Franco había mucha caridad y que algo recibirían…Así se terminó la entrevista, con el General Millan Astrain.

    Cuando las Guerras terminan son los niños inocentes, quienes recogen la cosecha de la guerra, (sembrada por sus mayores) y como sucedió en España, en sus campos, en ciudades, aparecieron bombas, explosivos y fulminantes y el régimen de Franco, se olvidaron de todos los niños, que a pesar de ser la población civil y no saber de ideologías, no hubo ningún tipo de ayuda para todos ellos.

    Los herederos del reparto del Botín de guerra, es normal que hablen de la exquisitez del régimen de Franco, de su extraordinaria placidez, pero todos estos, tienen que admitir, de la existencia de otros españoles que no tuvieron la suerte de ellos y ahora todavía sus descendientes disfrutan y si el régimen de Franco no les fue también bien, (por ser los perdedores de la GCE) como mínimo, tendrán el derecho a manifestarlo… y de exigir del estado Español, “que a los mismos hechos, tengan iguales derechos”.

    ¿Existe alguna persona, de la GCE de la zona de Franco, o de la División Azul, enterrados en cunetas?, si los hay, que se les dé una humana y digna sepultura…
    LOS HECHOS SON COMO SON y NO COMO DEBERIAN HABER SIDO.

    Juan Luis Serrano Calleja. Se considera, víctima de la Guerra Civil, del Franquismo, y de la actual Democracia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *