Archivos del día 25 abril 2007

Miércoles, 25 de abril de 2007.

S. Marcos

Hoy celebramos el día de S. Marcos. Como saben es uno de los cuatro evangelistas. Un evangelista que escribe su obra entre los años 60 y 70 después de Cristo. El tema central y dominante del Evangelio es la identidad de Jesús. Y la va mostrando progresivamente con un vocabulario pobre y un estilo sencillo, lleno de repeticiones y esquematismos. Pero eso sí, todas las páginas de su evangelio respiran viveza y realismo y la sucesión de cada relato responde a un plan bien preciso, sabiamente concebido y perfectamente logrado. Digamos que sabe lo que está haciendo. Por eso les sugiero que aprovechando que hoy celebramos a S. Marcos, se acerquen a su evangelio.

Y concretamente, por aquello de que estamos en la fiesta de pascua, se acerquen a los relatos de la resurrección que pueden leerlos durante el día de hoy, en apenas unos minutos, si me preguntan cuánto van a tardar. Lo ideal sería que rezaran con ellos, pero si no pueden leánlos: son bonitos y manifiestan la intuición esperanzada, por ejemplo, de las mujeres que contemplan la tumba de Jesús. Una intuición que se transforma en realidad sorprendente y sobrecogedora: en su visita al sepulcro tras el descanso sabático conocen el mensaje asombroso de la resurrección.

En este sentido, les sugiero que se fijen, si se acercan a la lectura de los relatos de la resurrección de Jesús en S. Marcos que éste subraya una actitud de sobrecogimiento y de temor, una actitud con la que decide poner fin a su obra de una manera, si me permiten la expresión, brusca, pero tremendamente eficaz. Tiene fuerza literaria. Su evangelio, quiere ser un evangelio abierto.

Aprovechen esta joya de la literatura que además es Palabra de Dios. De sobra lo saben, los relatos de la resurrección para muchos cristianos son desconocidos. Y paradójicamente, son el quicio de nuestra fe: cuando contemplamos el misterio de la resurrección descubrimos a Jesús cercano a todos los hombres y mujeres desganados, temerosos, heridos por la falta de vida. Y lo descubrimos caminando por la calle, llenando de luces el corazón del hombre podrido de latir y animando a tanta gente que camina por la vida sin ninguna esperanza.

Quiera Dios que podamos meter dentro de nosotros su Palabra, una Palabra que derrocha por los cuatro costados alegría, serenidad, confianza y credibilidad. S. Marcos, en este sentido nos ayuda a hacerlo de una manera ágil, breve e intensa.




Radio y Televisión de Andalucía | Aviso legal | Hecho por Mecus en WordPress.