Coloquio sobre la exhumación de la fosa de Málaga, la más grande de Europa occidental

–         Se han recuperado 2.840 esqueletos de los 4.471 fusilados entre 1937 y 1957

–         Intervienen el presidente de la Asociación contra el Silencio y el Olvido de Málaga, Francisco Espinosa y el comisario andaluz de la Memoria Histórica, Juan Gallo

El programa “La Memoria” de Radio Andalucía, dirigido y presentado por Rafael Guerrero, centra su emisión del viernes, 5 de marzo, en la exhumación de las fosas comunes del viejo cementerio de San Rafael en Málaga, un proceso que acaba de concluir después de tres años de exhaustivos trabajos de localización, excavación y ordenación de restos coordinados por el departamento de Arqueología de la Universidad de Málaga. [El programa “La Memoria” se desplazó al cementerio malagueño cuando comenzaron los trabajos en 2006 y dedicó dos emisiones a este impactante asunto]. Un total de 2.840 esqueletos han sido recuperados y guardados en cajas individuales en espera de su identificación con técnicas de ADN, para lo cual varios cientos de familiares de las víctimas están aportando sus muestras.

No obstante, se tiene constancia registral de que fueron 4.471 los fusilados y enterrados en las nueve fosas comunes que ya han sido clausuradas. La diferencia entre los restos recuperados y el número registrado de asesinados a lo largo de 20 años (desde 1937 hasta 1957) estriba en el vaciado de algunas fosas que se realizó en los años 50 para enviar restos de fallecidos al Valle de los Caídos de El Escorial (Madrid).

La exhumación realizada en Málaga, que representa la mayor fosa común de Europa Occidental, ha sido realizada gracias a la financiación aportada por el Gobierno de la Nación, la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Málaga, en un ejemplo de colaboración modélico. En el coloquio organizado por “La Memoria” participan el comisario de la Memoria Histórica del Gobierno andaluz, Juan Gallo, y el presidente de honor de la Asociación contra el Silencio y el Olvido y por la Recuperación de la Memoria Histórica de Málaga, Francisco Espinosa.

“La Memoria” finaliza con el repaso a la actualidad en el Noticiero.

Foto.- La imagen tomada por Julián Rojas refleja el dantesco panorama de la gran fosa de Málaga, donde se observan varios esqueletos con las muñecas atadas. Así fusilaban los franquistas en las tapias del cementerio cuando tomaron la ciudad a comienzos de febrero de 1937 con la ayuda militar de los italianos.

Emisión.- Viernes, 5 de marzo, a las 21,30 horas en Radio Andalucía Información.

Descarga en internet.- Los últimos programas, a través de www.rtva.es por “radio a la carta” y el histórico de todos los programas emitidos, a través del blog del programa “La Memoria”: http://blogs.canalsur.es/lamemoria/

Suscripción por internet.- Se aconseja la suscripción por el sistema podcasting, siguiendo las instrucciones en www.rtva.es a través de “radio a la carta”.



Escribir un comentario

Si quieres añadir tu comentario a esta entrada, simplemente rellena el siguiente formulario:

Nombre *
Email *
Url

* Campos requeridos

Puedes usar estas etiquetas XHTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>.

4 comentarios

4. Rafael Guerrero, hace 7 años y 9 meses

Gracias Iguel Hama por su comentario, consistente en una muy emotiva carta dirigida a su abuelo, fusilado en Málaga. Simplemente le escribo para aclararle que no se tiene constancia de que los niños enterrados en las fosas comunes de Málaga hubiesen sido fusilados. Por lo que cuentan los expertos arqueólogos, su enterramiento allí se debe a que pudieron ser víctimas de bombardeos y/o que fallecieron de hambre en la cárcel, donde habían sido enviadas sus madres por ser “rojas”. Fusilar a niños habría sido una aberración extrema, aunque fueron muchas las barbaridades que se cometieron. Pero dejarlos morir de hambre o enfermedades no deja de constituir una responsabilidad por omisión de un deber humano inexcusable.

3. Iguel Hama, hace 7 años y 9 meses

CARTA PARA MI ABUELO

Querido abuelo:

Necesito volver a escribirte al cumplirse 72 años de tu fusilamiento en las murallas del cementerio de Málaga y tu abandono en una triste fosa común abierta recientemente y desde donde están aflorando recuerdos lejanos de mi padre, tu hijo, ese que dejaste siendo un niño con pantalón corto.
Ahora gozamos de una libertad que tú anhelaste, un poder hablar sin miedo a que te detengan, un poder pensar sin el temor a que las envenenadas balas fascistas atraviesen tu corazón por el simple hecho de ejercer el derecho a opinar. Hoy tenemos un gobierno socialista defendiendo y poniendo en práctica esas ideas y políticas sociales por la que tú y otros millones de españoles dejasteis vuestra vida.
Yo a mis 44 años sólo he conocido realmente la democracia y el estado monárquico que tenemos, por lo que me puede resultar difícil reclamar y pedir otro tipo de Estado. Me resulta tremendamente difícil imaginar cómo sería vuestra vida inmersa en una reprochable dictadura asesina.
Abuelo, he visto desenterrar en Málaga a tus compañeros de fosa, niños pequeños que imagino no superarían más de dos años de edad, esqueletos minúsculos aferrados a otros adultos que imagino serían sus madres. Soy de tu sangre, pero los miles de cuerpos que vuelven a ver la luz también llevan la misma sangre política que nosotros.
Sólo quiero que os entierren de nuevo en un lugar digno como a cualquier ser humano aunque esto no está resultando ser tan fácil, pues organizaciones actuales como una tal llamada “Manos limpias” se oponen a ello. ¿Curioso verdad? ¿Quién podría tener las manos más limpias que esos niños fusilados en aquel entonces? ¿Cuál fue su delito? ¿ ser futuros rojos?.
Por otra parte, la Iglesia, esa misma que os dio la bendición en vuestro último suspiro permitiendo esos asesinatos, esa que acompañaba bajo palio a los inquisidores, hoy vuelve a callar, y cuando habla es para intentar acortar libertades de nuevo.
Hoy tenemos en nuestro país dos tipos de libertades. La izquierda hace libertad constructiva, mientras la derecha, sobre todo lo más rancia de todas, hace libertad rabiosa, esa que se hace sin querer amarla ni sentirla, esa que aún llamándose “manos limpias” está llena de rencor y odio habiendo deseado que el viejo dictador hubiese vivido 300 años al menos.
Querido abuelo, nos quedan cosas que cambiar en este país, pero seguro, que al igual que yo, millones de españoles lucharemos día a día contra ese rescoldo de fascismo, sólo para conseguir ese único y último objetivo, que seáis enterrados tan dignamente como lo fueron los del otro bando.

2. Rafael Guerrero, hace 7 años y 9 meses

Tienes razón, Cecilio. En el programa de esta noche vamos a comentar el tema. El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, que es del PP, dijo el miércoles en la presentación del informe sobre las exhumaciones de las fosas en el Museo Picasso que con esto se cerraban heridas de la Guerra Civil, justamente lo contrario a la doctrina oficial de su partido, que sostiene que la memoria histórica no hace más que abrir heridas. Y es que en la política, como en tantas cosas, las diferencias las marcan las personas con sus comportamientos por encima de directrices más o menos sectarias.

1. Cecilio Gordillo, hace 7 años y 9 meses

Hubiera sido muy importante e instructivo -politicamente- escuchar la opinión del Alcalde de Málaga sobre esta materia, pues según mi opinión es el PRIMER ayuntamiento de España que pone el listón, del compromiso político y económico, tan alto. Ya deberían tomar nota los de la izquierda (en todos sus matices; del rojo bermellón al rosa pálido).

Suscríbete

Trackbacks

Para notificar de una mención en tu blog a esta entrada, habilita la notificación automática (Opciones > Discusión en WordPress) o especifica esta url de trackback: http://blogs.canalsur.es/lamemoria/2010/03/04/coloquio-sobre-la-exhumacion-de-la-gran-fosa-de-malaga-la-mas-grande-de-europa-occidental/Trackback/

Radio y Televisión de Andalucía | Aviso legal | Política de cookies | Hecho por Mecus en WordPress.